AI Catalunya
Grup d'educació
principal
objetivos
materiales
recursos
temas
documentos
contacto
mapa
> principal > materiales > materiales de AI > la Declaración Universal > artículo 12
 La Declaración Universal de los Derechos Humanos. Sugerencias didácticas
Artículo 12. Respeto de la vida privada
presentación | índice | siguiente artículo

Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.
  • Poner ejemplos en los que no se respete el derecho a la intimidad. Los casos que protagonizan los medios de comunicación son notorios, pero... ¿no ocurre también  entre los amigos, o en la escuela o la familia?  Poner algunos ejemplos de la vida cotidiana.
  • ¿Debe respetarse el derecho a vivir cada uno su propia sexualidad según sus propias inclinaciones? Arguméntalo.
  • Poner ejemplos de países en los que el ejercicio de la homosexualidad en la intimidad esté perseguido.
  • Comentar los aspectos positivos y negativos que pueden tener las nuevas tecnologías en relación con los derechos humanos en general, y en concreto con el derecho a la intimidad.
Propuesta incluida en los "Materiales para la educación en Derechos Humanos", Ararteko, 2000:
La Declaración y el Gran Hermano

Los alumnos y alumnas deben comparar el texto adjunto con el artículo 12 de la Declaración, y a su vez deben encontrar el homólogo tecnológico actual de los aparatos que describe Orwell en este texto.

Para la alumna o alumno:

1)
“Artículo 12. Nadie será objeto de ingerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales ingerencias o ataques."

2)
Afuera, incluso a través de los ventanales cerrados, el mundo parecía frío. Calle abajo se formaban pequeños torbellinos de viento y polvo; los papeles rotos subían en espirales y, aunque el sol lucía y el cielo estaba intensamente azul, nada parecía tener color a no ser los carteles pegados por todas partes. La cara de los bigotes negros miraba desde todas las esquinas que dominaban la circulación. En la casa de enfrente había uno de estos cartelones. EL GRAN HERMANO TE VIGILA, decían las grandes letras, mientras los sombríos ojos miraban fijamente a los de Winston. En la calle, en línea vertical con aquel, había otro cartel roto por un pico, que flameaba espasmódicamente azotado por el viento, descubriendo y cubriendo alternativamente una sola palabra: INGSOC. A lo lejos, un autogiro pasaba entre los tejados, se quedaba un instante colgado en el aire y luego se lanzaba otra vez en un vuelo curvo. Era de la patrulla de policía encargada de vigilar a la gente a través de los balcones y ventanas. Sin embargo, las patrullas eran lo de menos. Lo que importaba verdaderamente era la Policía del Pensamiento.
A la espalda de Winston, la voz de la telepantalla seguía murmurando datos sobre el hierro y el cumplimiento del noveno Plan Trienal. La telepantalla recibía y transmitía simultáneamente. Cualquier sonido que hiciera Winston superior a un susurro, era captado por el aparato. Además, mientras permaneciera dentro del radio de visión de la placa de metal, podía ser visto a la vez que oído. Por supuesto, no había manera de saber si le contemplaban a uno en un momento dado. Lo único posible era figurarse la frecuencia y el plan que empleaba la Policía del Pensamiento para controlar un hilo privado. Incluso se concebía que los vigilaran a todos a la vez. Pero, desde luego, podían intervenir su línea cada vez que se les antojara. Tenía usted que vivir -y en esto el hábito se convertía en un instinto- con la seguridad de que cualquier sonido emitido por usted sería registrado y escuchado por alguien y que, excepto en la oscuridad, todos sus movimientos serían observados.
(1984, George Orwell, pag. 6. RBA Editores, Barcelona 1993)

Cuestiones:

• ¿Qué violaciones de este artículo de la Declaración de los Derechos Humanos encuentras en el texto de Orwell? Enuméralas.
• ¿Crees que este artículo defiende unos derechos inherentes a todo ser humano?
• George Orwell escribió este libro, "1984", en los años cuarenta, justo después de la 2ª guerra mundial ¿Qué adelantos técnicos crees que anticipa el texto? ¿Cuándo se inventaron de hecho?
• Muchos de los adelantos científicos de los que disfrutamos en la actualidad han tenido su origen en los grandes avances científicos que se produjeron durante la Segunda Guerra Mundial, o más recientemente durante el periodo de la guerra fría y la lucha por la conquista del espacio. Alguno de estos adelantos científicos son el radar, la bomba atómica y la energía nuclear, todos los tejidos resistentes y de poco peso, la gran autopista de la información: Internet... ¿Crees que estos avances se habrían producido en tan poco tiempo si no hubiera habido una confrontación mundial? ¿Por qué aún hoy en día los países desarrollados gastan más dinero en tecnología militar que en ayuda a los países en vías de desarrollo? ¿Cuánto dinero destina el gobierno español a las investigaciones científicas?
• Haz una pequeña reflexión por escrito de la relación de la tecnología con este artículo de la Declaración.

Materiales complementarios
Consulta en el apartado de materiales complementarios los distintos recursos disponibles.


vuelve al inicio