Saltar al contenido
Actuem pels drets humans a tot el món
Buscar

Noruega

Información extraída de nuestro Informe 2017/18

Persistía una honda preocupación por la prevalencia de la violación y otras formas de violencia contra las mujeres y la inadecuada respuesta del Estado. Los derechos de las personas refugiadas y solicitantes de asilo continuaban restringidos y las personas solicitantes de asilo de nacionalidad afgana estaban expuestas a ser devueltas a Afganistán.

Hubo una reducción drástica del número de personas que solicitaron asilo. Según datos oficiales, en noviembre sólo 3.378 personas lo habían solicitado, frente a las 31.145 de 2015.

El gobierno continuó aplicando iniciativas para restringir los derechos de las personas refugiadas y solicitantes de asilo. Continuaron las devoluciones a Italia y se reiniciaron las devoluciones a Grecia en virtud del “sistema” de Dublín, según el cual las solicitudes de asilo debe tramitarlas el primer país al que llegó la persona solicitante.

Las personas de nacionalidad afgana, que a finales de noviembre representaban el quinto mayor grupo de solicitantes de asilo, continuaron encontrando impedimentos para acceder al asilo y siendo devueltas a Afganistán. Según datos de Eurostat, hubo una reducción drástica en el índice de reconocimiento de solicitudes de asilo de personas de nacionalidad afgana, que en agosto bajó al 24%. Noruega fue el país que más personas devolvió a Afganistán.

La violencia de género, incluida la violación y la violencia sexual, continuó siendo motivo de honda preocupación. El Código Penal noruego seguía sin ajustarse a las normas internacionales de derechos humanos, ya que la definición de violación no se basaba en el consentimiento. A lo largo de los años, el número de casos de violación denunciados a la policía aumentó de forma constante. En 2016, se denunciaron a la policía 1.663 casos de violación, un aumento de casi el 21,9% desde 2015. Las deficiencias en las investigaciones policiales contribuyeron al escaso número de enjuiciamientos por violación. En abril, el fiscal general revisó la calidad de las investigaciones en 275 casos de violación denunciados a nivel nacional. La revisión concluyó que la calidad de las investigaciones policiales podía mejorar mucho, y en especial señaló deficiencias en la fase inicial, durante la que no siempre se habían dado los pasos necesarios para conseguir pruebas.

Tras el examen del noveno informe periódico de Noruega, el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer expresó preocupación por el elevado índice de violencia de género contra las mujeres, y recomendó diversas medidas, entre ellas adoptar una definición jurídica de violación en el Código Penal centrada en la ausencia de libre consentimiento. Además, el Comité expresó preocupación por las consecuencias de la criminalización de la compra de servicios sexuales de adultos. Asimismo, recomendó la elaboración de un “libro blanco” sobre la prostitución con un amplio marco que garantizara que las mujeres que se dedican al trabajo sexual no son procesadas por la venta de servicios sexuales, incluidos actos considerados hasta entonces actos delictivos de “promoción de la prostitución”.

El Código Penal seguía sin tipificar como delito de odio la violencia motivada por actitudes discriminatorias hacia las personas transgénero.

El 1 de marzo, un ciudadano ruandés de 44 años, acusado de complicidad en el genocidio de Ruanda de 1994, fue puesto en libertad después de pasar cuatro años bajo custodia. El Ministerio de Justicia había decidido previamente que podía ser extraditado a Ruanda. Al investigar la denuncia de su abogado defensor, según la cual se había presionado a dos testigos para que prestaran falso testimonio ante la fiscalía, se concluyó que sus declaraciones no eran suficientemente creíbles.

Reino de Noruega
Jefe del Estado: rey Harald V
Jefa del gobierno: Erna Solberg