Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuem pels drets humans a tot el món

Lesotho

<?xml version='1.0' encoding='utf-8'?> <!DOCTYPE html> <html xmlns="http://www.w3.org/1999/xhtml" xmlns:epub="http://www.idpf.org/2007/ops" epub:prefix="z3998: http://www.daisy.org/z3998/2012/vocab/structure/#" lang="es" xml:lang="es"> <head>

Lesotho

</head> <h1>Lesoto</h1>
Reino de Lesoto
Jefe del Estado: rey Letsie III
Jefe del gobierno:Pakalitha Mosisili (sustituyó a Thomas Motsoahae Thabane en marzo)

Persistió la inestabilidad política tras un intento de golpe de Estado en 2014. La tensión en el seno de las fuerzas armadas dio lugar al homicidio del ex jefe de las Fuerzas de Defensa de Lesoto, teniente general Maaparankoe Mahao, en junio. Al menos 23 soldados fueron arrestados en mayo, acusados de encabezar un motín. Permanecieron detenidos y, al parecer, fueron torturados.

Información general

Más de la mitad de la población vivía por debajo de la línea de la pobreza, y las frecuentes sequías e inundaciones, así como las heladas tempranas, habían provocado una baja productividad agrícola en los últimos años. La economía de Lesoto dependía en gran medida de la industria textil, los ingresos procedentes de la Unión Aduanera de África Austral, la extracción de diamantes y las remesas de quienes trabajaban en las minas de Sudáfrica. La inseguridad alimentaria que padecía el país se vio exacerbada por el impacto de los fenómenos meteorológicos, la extendida malnutrición crónica y la segunda tasa más alta de incidencia de VIH y de sida del mundo. El empeoramiento del déficit alimentario y la progresiva disminución del número de lesotenses que trabajaba en países como Sudáfrica agravaron la pobreza en los hogares del país.

Las elecciones generales del 28 de febrero no tuvieron un vencedor claro. El partido Congreso Democrático del primer ministro Pakalitha Mosisili y otros seis partidos políticos formaron un gobierno de coalición. La Comunidad para el Desarrollo del África Austral siguió mediando entre los rivales políticos en el país para rebajar la tensión entre las fuerzas armadas y la policía, cuya raíz estaba en la politización del sector de la seguridad.

Ejecuciones extrajudiciales

El 25 de junio, el teniente general Maaparankoe Mahao, ex jefe de las Fuerzas de Defensa de Lesoto, murió por disparos de soldados que intentaban arrestarlo por presunta conspiración para dirigir una rebelión en el ejército. Maaparankoe Mahao había sido separado de las Fuerzas de Defensa de Lesoto el 21 de mayo. Mahao impugnó su destitución ante los tribunales en junio, poco antes de su homicidio, alegando que era ilegal. El gobierno declaró que Maaparankoe Mahao se había resistido a la detención, pero su familia lo negó e insistió en que su homicidio había sido un asesinato cuidadosamente planificado por ex colegas del ejército.

El 3 de julio, la Comunidad para el Desarrollo del África Austral constituyó una comisión de investigación formada por 10 personas y dirigida por el juez Mpaphi Phumaphi, de Botsuana, para investigar cuestiones relativas a la seguridad en Lesoto, entre ellas el homicidio de Maaparankoe Mahao. La comisión concluyó sus trabajos prematuramente, el 23 de octubre, debido a la falta de cooperación del gobierno y de las Fuerzas de Defensa de Lesoto.

Tortura y otros malos tratos

Algunos miembros de las Fuerzas de Defensa de Lesoto huyeron a Sudáfrica tras haber sido objeto de hostigamiento y amenazas por su presunta lealtad al ex jefe del ejército.

Al menos 23 soldados que al parecer eran leales a Maaparankoe Mahao fueron recluidos en la Prisión de Máxima Seguridad de Maseru en mayo. Se les acusó de sedición y amotinamiento, cargos penados con la muerte. El 5 de octubre comparecieron ante un consejo de guerra, pero éste se suspendió para permitir que la comisión de la Comunidad para el Desarrollo del África Austral realizara su trabajo. Los 23 permanecieron detenidos y, al parecer, fueron torturados.

Los soldados impugnaron ante el Tribunal Supremo de Maseru su reclusión y la composición del tribunal militar. El 5 de octubre, el Tribunal Supremo ordenó la puesta en libertad de los 23 soldados bajo “arresto abierto”, una forma de libertad bajo fianza militar, para que pudieran participar en la comisión de investigación de la Comunidad para el Desarrollo del África Austral. Las Fuerzas de Defensa de Lesoto no acataron la orden del tribunal de poner en libertad a todos los soldados. Sólo cinco de ellos quedaron en libertad a principios de diciembre en régimen de “arresto abierto”, con vigilancia de sus movimientos. El consejo de guerra se reanudó el 1 de diciembre pero después fue aplazado hasta el 1 de febrero de 2016.

policía y fuerzas de seguridad

Miembros de las fuerzas armadas obstaculizaron las investigaciones policiales sobre una serie de casos de gran repercusión ocurridos en 2014 y 2015, vinculados con divisiones politizadas dentro del ejército. Entre ellos figuraban ataques contra las viviendas de destacados políticos, homicidios políticos y secuestros.

EL 17 de agosto, el gobierno obligó al director general de la policía, Khothatso Tšooana, a retirarse de manera anticipada. Se le acusó de incompetencia, y de polarizar y politizar el Servicio de Policía Montada de Lesoto.

Libertad de expresión

Continuaron las injerencias de miembros de las élites políticas y del ejército en los medios de información audiovisuales. Las autoridades políticas y de seguridad sometieron a hostigamiento e intimidación a periodistas. No se observó ningún avance en la causa de Lloyd Mutungamiri, director del periódicoLesotho Times, que había sido acusado de difamación criminal en septiembre de 2014 por informar sobre la corrupción policial.

Pena de muerte

Lesoto retenía la pena de muerte en virtud de su legislación como forma de castigo. El país cumplió 20 años sin llevar a cabo ejecuciones.

Escrutinio internacional

En enero, Lesoto se sometió al examen periódico universal de la ONU, en el que se evaluó su historial en materia de derechos humanos. Durante 2015 hubo avances en los planes para crear una comisión de derechos humanos, tal como se recomendaba en el examen.

</html>

A continuació pots veure continguts relacionats amb aquest país.

Lesotho