Saltar al contenido
Actuem pels drets humans a tot el món
Buscar

Dinamarca

Información extraída de nuestro Informe 2017/18

El gobierno anuló un acuerdo para el reasentamiento de personas refugiadas que tenía con el ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados. Se puso fin a la clasificación de las identidades transgénero como “trastorno mental”.

Dinamarca no aceptó a ninguna persona refugiada para su reasentamiento. El gobierno anuló su acuerdo permanente con el ACNUR de recibir a 500 refugiados cada año para su reasentamiento. A partir de enero de 2018 sería el gobierno, y no el Parlamento, el encargado de decidir cada año si Dinamarca aceptaba a refugiados para su reasentamiento.

Las personas a las que se concedía el estatuto de protección subsidiaria temporal debían esperar tres años para poder solicitar la reagrupación familiar. En mayo, el Tribunal Superior de Dinamarca Oriental resolvió que el aplazamiento de la reagrupación familiar de un refugiado sirio con su esposa no vulneraba el derecho a la vida familiar con arreglo al Convenio Europeo de Derechos Humanos. El Tribunal Supremo confirmó esta sentencia en noviembre.

En enero, el Tribunal Supremo resolvió que el régimen obligatorio de pernoctación y presentación dos veces al día impuesto en un centro para personas en situación de “estancia tolerada” (que estaban excluidas de protección pero no podían ser expulsadas) constituía una medida desproporcionada, equiparable a privación de libertad si se prolongaba más de cuatro años. El gobierno aplicó la sentencia, pero decidió que quienes abandonaran el centro para vivir con sus familias perderían el derecho a recibir asistencia médica y ayuda económica para alimentación.

En marzo, el Defensor del Pueblo del Parlamento concluyó que la política gubernamental de separar a las parejas solicitantes de asilo cuando uno de sus miembros era menor de 18 años constituía una violación de la Ley de Administración Pública de Dinamarca, y posiblemente también del derecho a la vida familiar. La política del gobierno no preveía un proceso para determinar si la separación era en interés del cónyuge más joven ni tenía en cuenta la opinión de ambos cónyuges.

En abril, el Parlamento rechazó una propuesta de la oposición de introducir en la legislación una definición de la violación basada en el consentimiento, en consonancia con el Convenio del Consejo de Europa sobre Prevención y Lucha contra la Violencia contra las Mujeres y la Violencia Doméstica (Convenio de Estambul), ratificado por Dinamarca en 2014. En noviembre, el Grupo de Expertos en la Lucha contra la Violencia contra las Mujeres y la Violencia Doméstica (GREVIO) animó a las autoridades danesas a reformar la legislación vigente sobre la violencia sexual para que estuviera basada en el concepto de consentimiento prestado libremente, conforme al Convenio de Estambul.

En enero empezó a aplicarse la histórica resolución aprobada por el Parlamento en 2016 para que las identidades transgénero dejaran de tratarse como patología. Sin embargo, las normas de procedimiento existentes para acceder a tratamiento hormonal y a cirugía de afirmación de género seguían alargando de manera injustificada el proceso de reconocimiento del género para las personas transgénero.

No había directrices nacionales de las autoridades de salud danesas sobre cómo debían tratar los profesionales de la medicina a los niños y niñas con variaciones de las características sexuales, y la manera de enfocar la cuestión no se basaba en los derechos humanos. Como consecuencia de ello se practicaban intervenciones médicas no urgentes de carácter invasivo e irreversible a niños y niñas, normalmente de menos de 10 años, lo que suponía una violación de la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño. Tales intervenciones podían llevarse a cabo pese a no existir investigaciones médicas que respaldaran la necesidad de operación quirúrgica, y pese al riesgo documentado de secuelas para toda la vida.1 En octubre, el Comité de los Derechos del Niño, de la ONU, manifestó su preocupación por las intervenciones quirúrgicas en menores intersexuales.

  1. Europa: Ante todo no hacer daño. Garantizar los derechos de las personas menores de edad con variaciones de las características sexuales en Dinamarca y Alemania (EUR 01/6086/2017)
Reino de Dinamarca
Jefa del Estado: reina Margarita II
Jefe del gobierno: Lars Løkke Rasmussen