Amnistia Internacional Catalunya, Grup d'educació
 
 Humor gráfico y derechos humanos  > página principal
 Propuestas didácticas índice guía presentación propuestas anexos
Cómics
En estas páginas nos basamos fundamentalmente en la utilización de los chistes gráficos como material de trabajo. Pero como también consideramos los cómics un material muy valioso, les dedicamos este pequeño apartado. Al margen de su parentesco con el humor gráfico, tenemos presente la tradición existente de su uso en la enseñanza a través de distintas asignaturas, un hecho que invita a aprovechar estas experiencias.

El mundo de los cómics (o tebeos, o historietas, no entraremos en las discusiones sobre su denominación más adecuada ni sobre los matices con que algunos autores caracterizan cada término) es muy variado. Y a pesar de haber perdido protagonismo, cediéndolo a las nuevas tecnologías, goza todavía de una buena salud y una diversidad de géneros.
Además, el hecho de utilizar a menudo un lenguaje gráfico similar al de los videojuegos o los dibujos animados, facilita la comunicación con sus lectores (en muchas ocasiones, más lectores de imágenes que de textos).
Estas características lo convierten en un buen material para trabajar en el aula, al posibilitar una eficaz vía de acceso al mundo de los jóvenes, a través de un lenguaje y una estética que les son próximos.

La utilización del cómic en la enseñanza tiene ya una cierta tradición. Su uso es relativamente habitual desde hace años en la enseñanza de idiomas, ya sea de forma convencional o a través de actividades como el relleno de globos.
Por otro lado, el análisis de sus aspectos gráficos se aborda en ocasiones desde la asignatura de dibujo.
Y hay algunas experiencias, ya más aisladas, enfocadas al análisis de los valores que contienen.

Otro uso distinto del cómic sería como material complementario a los libros de texto, como medio de exposición de determinados temas de una materia. En este caso las posibilidades no son muchas, a causa de la poca oferta de materiales elaborados con esta finalidad. Es un campo poco explorado. Y curiosamente más desarrollado por parte de algunas instituciones, entidades o empresas, ya sea como medio de sensibilización o sencillamente para hacer publicidad. 

Resumiendo: creemos que el cómic, en sus distintos aspectos, es un recurso a tener en cuenta. El hecho que en estas páginas no le dediquemos más atención sólo se debe a las limitaciones autoimpuestas al definir el proyecto, fundadas en el conocimiento de nuestras propias capacidades y disponibilidades. Afortunadamente para las personas interesadas, la bibliografía sobre sus distintos usos en el aula es relativamente numerosa (al menos en comparación a la relativa al humor gráfico, prácticamente inexistente).

"--¿Pretendes entonces que los alumnos estudien con tebeos en lugar de estudiar con libros?
"--No es exactamente así. Pero los libros de texto tendrían mucho que aprender de la confección y de los códigos del tebeo.
"--¿También intentas que el tebeo se convierta en una materia de estudio, como pueden ser el lenguaje, las matemáticas o la historia?
"--Tampoco es exactamente eso. La peor manera de entender es no matizar suficientemente. El tebeo es un modo de expresar unos acontecimientos. Las matemáticas también son un modo de expresar acontecimientos, más "serio" y elaborado. El lenguaje también. El tebeo no es más que un lenguaje. Y no parece inadecuado pensar en el tebeo como un modo de "contar" la historia o de analizar las tendencias artísticas y culturales de una época. Por último, el tebeo puede capacitar a los alumnos para "defenderse" de la agresión persuasiva de los medios de comunicación. ¿No crees que son suficientes razones como para que el tebeo, el cómic, la historieta... ocupe un lugar bajo el sol y sobre los pupitres de las aulas?"
J.L. Rodríguez Diéguez. Los tebeos en la enseñanza. Editorial Gustavo Gili. Barcelona, 1988

"Ante el cómic la escuela mantiene una postura ambigua: lo utiliza para ejercicios didácticos --por ejemplo, el aprendizaje de lenguas extranjeras--, pero lo rechaza como fuente de lectura o de recepción estética. Quizá ha llegado ya la hora de revisar esta última afirmación e interrogarse sobre los valores que transmiten los cómics. Llamado noveno arte, el cómic se muestra muy dúctil para que los niños adquieran las competencias lectoras necesarias dentro de la sociedad actual."
Teresa Duran. Llevar el cómic a la escuela. El Periódico, 2-5-2004

.