AI Catalunya
Grup d'educació
principal
objetivos
materiales
recursos
temas
documentos
contacto
mapa
> principal > materiales > guía > propuestas monográficas > es hora de huir
 Guía de educación en derechos humanos
 Propuestas monográficas sobre temas diversos
Es hora de huir
Descripción
Introducción al drama de los refugiados y sensibilización mediante una actividad de roles en una situación límite.

Área
Sociales, ética, tutoría.

Edad
A partir de 14 años (Segundo ciclo de ESO y Bachillerato).

Duración
60 minutos.

Derecho a trabajar
Artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos:
"En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país."
>> documentos de las Naciones Unidas en formato HTML y PDF.

Objetivos
Conocer el drama de los refugiados.
Fomentar la empatía hacia las personas que se ven obligadas a dejar sus hogares a causa de las amenazas que les acechan.
Favorecer la discusión y el trabajo en equipo.

Preparación por parte del profesorado
Si lo considera necesario, informarse más ampliamente sobre la situación de los refugiados en el mundo:
http://www.acnur.org (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados)

Material o soporte
Textos adjuntos (anexos 1, 2 y 3)

Metodología

1- Primera parte; introducción. ¿Qué es un refugiado? (20 minutos)

Explicar brevemente qué es una persona refugiada, una persona solicitante de asilo, y el número de personas refugiadas existentes en el mundo. Anexo 1

Leer los casos de Suada (antigua Yugoslavia) y Jacques Mutabazi (Ruanda). Anexo 2

2- Segunda parte. Es hora de huir (40 minutos)

Se forman grupos de 8 personas, cada grupo representa una familia compuesta por: la madre, el padre, la abuela, un tio, un bebé y tres niños más en edad escolar. Cada grupo dispondrá de una hoja de papel y lápiz.

Leer el texto adjunto "Situar la acción". Anexo 3

Al finalizar la lectura, decir a los grupos que tienen 10 minutos para decidir lo que han de hacer:

Cada grupo tiene que hacer una lista con las diez cosas más importantes para llevarse. Cuando el grupo se ha puesto de acuerdo, tiene que escribir la lista o dibujar los objetos escogidos.

Organizar un debate a continuación. Pedir a los grupos que pongan en común sus listas.

Se discuten los pros y los contras de cada lista. Por ejemplo:

Por último, preguntar si algún grupo tiene pruebas documentales de los motivos por los cuales huyen. La mayoría de los grupos no lo habrán tenido en cuenta, no lo habrán incorporado a la lista. Explicar que las pruebas documentales son decisivas para respaldar su solicitud de asilo político cuando lleguen a la frontera. Estos documentos podrían ser el carnet del sindicato del padre, la amenaza de muerte anónima, un artículo del periódico sobre las detenciones y "desapariciones", etc.

Evaluación
Comprobar si la actividad ha alterado, y en que sentido, la idea previa que se tenía sobre las personas refugiadas y solicitantes de asilo (o si antes senzillamente hacían alguna distinción entre personas migrantes por motivos económicos y los refugiados y solicitantes de asilo).
¿Alguna vez se han preguntado si alguna persona inmigrante que han conocido podria ser también refugiada?
¿Cual creen que debería ser la actitud de los países a los que llegan slicitantes de asilo? ¿Saben cual es la política del propio país al respecto?

Continuidad o relación con otras actividades
Propuesta La infancia en los conflictos armados, sobre los niños huérfanos a causa del conflicto de Ruanda (Y llegó el hombre del saco. Los derechos de la infancia. Marcela Prádenas. Bruño y Amnistía Internacional. Madrid, 2001)

Elaboración del material
Equipo de Educación en Derechos Humanos de la Sección Inglesa de Amnistía Internacional.
Adaptación del grup d'Educació de Amnistia Internacional Catalunya.
Los casos de Suada y Jacques Mutabazi están sacados de la publicación "Refugees. We left because we had to", Jill Rutter, Refugee Council, 1996.

Anexo 1. Información sobre las personas refugiadas

¿Qué es un refugiado?
Un refugiado es alguien que no puede vivir en su propio país porque tiene miedo de ser perseguido a causa de su religión, creencias políticas o comportamiento social. Cuando una persona es considerada como refugiada por otro país, se le permite vivir en dicho país sin peligro.

¿Qué es un solicitante de asilo?
Un solicitante de asilo es alguien que busca asilo (seguridad) en un país extranjero y que ha presentado una solicitud al gobierno con la esperanza de ser considerado como refugiado.

¿Cuantas personas son refugiadas?
Es difícil dar una cifra exacta del número de refugiados que hay en el mundo hoy día. El ACNUR, Agencia para Refugiados de las Naciones Unidas, estima que más de 21 millones de personas son refugiadas que solicitan asilo, que vuelven a su casa, o bien son personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares pero que todavía están en su país. Un número muy elevado de estas personas son mujeres y niños.

Anexo 2. Dos casos reales

A) Suada (antigua Yugoslavia)
Durante el conflicto en la antigua Yugoslavia, las graves violaciones de los derechos humanos que se cometieron hicieron que millones de personas se convirtieran en refugiadas.

Suada, una de estas personas, tenia 13 años cuando escribió esto:

"Era una linda mañana del mes de mayo. Estaba en mi casa en mi pueblo natal de Bosnia. Estaba a punto de desayunar. A menudo oía a la gente comentar que la guerra se nos acercaba pero no podía imaginar que me pasara a mí. Aquella mañana pasó y transformó mi vida.

"Primero oí sonidos de disparos. Luego oí los gritos de nuestra vecina. 'Se llevan a los hombres' – dijo. Mi padre salió para ver lo que pasaba. Yo salí también. Vi a muchos soldados acercándose a nosotros, chillando y pronunciando palabras indecentes. Había soldados, tanques y olor a disparos por todas partes.

"Nunca había tenido tanto miedo en mi vida. Los soldados nos hicieron colocar a nosotros, los niños, y nuestras madres debajo de un árbol. Disparaban por encima de nuestras cabezas y nos amenazaban con matarnos. Vi como se llevaban a mi padre junto a los otros hombres. Yo lloraba. Luego un soldado asqueroso cogió a mi primo Nermin y lo mató delante de mis ojos. Tenía demasiado miedo incluso para llorar.

"Quemaron muchas casas en el pueblo – la nuestra también. Nos llevaron al campo de Trnoplje. Estuvimos allí dos semanas. Creíamos que nunca íbamos a salir.

"Dos semanas más tarde nos dejaron ir a nuestro pueblo. La mayor parte de las casas estaban quemadas, con lo cual nos quedamos en las que estaban menos dañadas. Había dos o tres familias por casa. Mi madre y yo vivíamos con mi tía y su hija."

Suada, su madre y su tía hicieron el peligroso viaje a través de los campos de batalla para llegar a Croacia. La vida en el campo era muy dura pero para los niños, después de todo lo que habían vivido, parecía el cielo. Suada finalmente se reencontró con su padre. Luego dijeron a su familia que irían a Gran Bretaña.
"Ahora soy muy feliz viviendo en Londres con mis padres, mi prima y sus padres. Sin embargo a menudo pienso en mis amigos y mis juguetes que dejé en Bosnia. A veces tengo pesadillas y pienso que los soldados vendrán a cogerme de nuevo. Ojalá nunca pudieran volver a asustar y matar a los niños ni a sus padres."
B) Jacques Mutabazi (Ruanda)
El genocidio es la exterminación deliberada de un grupo étnico, religioso, político o nacional. En Ruanda, en el año 1994, unos 500.000 tutsis y hutus contrarios al gobierno fueron asesinados en dos meses de matanzas. Muchos huyeron a Burundi, Uganda y Tanzania para escapar de este genocidio. Más de 100.000 niños ruandeses fueron separados de sus familias.

Jacques es ingeniero hidráulico de la organización Oxfam. Es un refugiado de Ruanda:

“Yo vivía en Kigali cuando el Presidente de Ruanda fue asesinado en 1994. Vivíamos en la ciudad pero pronto se hizo evidente que era muy peligroso permanecer allí. Nos marchamos apresuradamente. El día después de nuestra salida hubo disparos y las casas cercanas a la mía fueron bombardeadas. La parte baja de mi casa todavía sigue en pie, pero la mitad superior fue destruida. No obstante, para mi lo más importante es que mis hijos, mis hijas y mi mujer están a salvo.

"Vivo separado de mi familia. Ellos huyeron a Bélgica cuando estalló la guerra pero espero reencontrarme con ellos pronto. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que los vi. Esperamos poder volver a nuestro hogar en Kigali cuando las cosas mejoren. En un principio, cuando abandoné la casa pensé que quizás en dos semanas o un mes habría paz y que podríamos volver a casa. Ahora no sé cuando será posible. Espero que pronto.”

Anexo 3.

Situar la acción:
El padre es periodista en el diario local. La madre está en casa con el bebé, por ahora. La abuela va en silla de ruedas y no puede salir de casa desde que tuvo el derrame cerebral. El tío, que es muy religioso, fue prisionero político durante muchos años. Ahora no consigue trabajo. Anda con dificultad y cojea desde que estuvo en prisión. El padre conduce un coche viejo. Ha sido una figura importante en el sindicato local de periodistas. Recientemente la situación en el país ha cambiado de forma bastante dramática.

Hace dos meses hubo un golpe militar. Había disparos en las calles. Los tanques y coches blindados estaban por todas partes. Muchas personas fueron asesinadas y otras arrestadas. Se impuso el toque de queda y todo el mundo tenía que estar en casa de noche. El gobierno militar tomó el control de radio y televisión. Era muy difícil saber lo que realmente pasaba. ¿Qué debía hacer la familia?

Hace un mes dijeron al padre que el nuevo gobierno militar había arrestado a varias personas. Muchas otras simplemente habían "desaparecido" – nadie sabía donde estaban. Entre los desaparecidos había figuras religiosas, políticas, escritores y sindicalistas.

Hace quince días un diario local (que apoyaba el golpe militar) publicó una larga lista de personas de la ciudad que eran consideradas enemigos del Estado. Los nombres del padre y del tío aparecían en la lista.

La semana pasada la madre oyó a una amiga de la ciudad vecina decir que algunas mujeres habían sido detenidas por los militares que buscaban a sus maridos. Los soldados incluso tomaron a niños como rehenes.

Hace cuatro días se anunció que varios sindicatos, incluyendo el de periodistas, habían sido prohibidos.

Hace tres días la familia se encontró con una carta anónima debajo de la puerta de su casa. Se había hecho a partir de letras cortadas de periódicos y pegadas a una hoja de papel. La carta decía que el padre era "un espía y un agente enemigo" y que "tenía los días contados". Había el dibujo de un ataúd y una calavera, una soga y un revólver. Estaba firmada: "Amigos de la Patria".

Hace dos días un amigo religioso llamó al tío y le dijo que haría bien en huir ya que había oído decir que tenían planeado cogerle y quemar la casa.

Ayer algunos niños en la escuela dijeron que brigadas de soldados habían estado registrando las calles de un barrio cercano y deteniendo a personas incluyendo algunos miembros del sindicato del padre.

Hoy se han oído disparos en la plaza principal y han llegado camiones llenos de militares delante del Ayuntamiento. Hay controles de carretera que paran a todos los coches. Se registran los trenes. La familia se reúne para hablar rápidamente. ¿Qué van a hacer? La madre dice que el padre y el tío corren peligro y que la familia tendría que huir y solicitar asilo político en el extranjero como refugiados en otro país. Se tarda menos de una hora en llegar a la frontera en coche pero sería muy arriesgado. A pie se tardaría una semana entera atravesando el desierto y un país peligroso hasta la frontera.

Ahora oyen que los militares han empezado a registrar su barrio.