AI Catalunya
Grup d'educació
principal
objetivos
materiales
recursos
temas
documentos
contacto
mapa
> principal > materiales > guía > discriminación y violencia > buscando trabajo
 Guía de educación en derechos humanos
 Propuestas sobre discriminación y violencia contra las mujeres
Buscando trabajo
Descripción
Debate sobre la discriminación laboral de las mujeres a partir de la lectura de un texto.
Área
Ética, ciencias sociales.

Edad
Segundo ciclo de ESO y Bachillerato (a partir de 14 años)

Duración
60 minutos

Derecho a trabajar
Segundo punto del artículo 23 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos:
"Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por igual trabajo."
Arículo 11 de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer:
"Los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en la esfera del empleo a fin de asegurar a la mujer, en condiciones de igualdad con los hombres, los mismos derechos (...)."
>> documentos de las Naciones Unidas en formato HTML y PDF.

Objetivos
Reflexionar sobre la discriminación laboral que afecta a las mujeres, sus causas y los motivos de su persistencia.

Preparación por parte del profesorado
-

Material o soporte
Texto adjunto, anexo.

Metodología
Durante los primeros 20 minutos se leerá el texto adjunto y se reflexionará individualmente sobre las cuestiones que se plantean.
Los 20 minutos siguientes serán de debate en grupos mixtos de alumnos y alumnas.
El resto de la hora será para las conclusiones y puesta en común de la clase sobre lo tratado.

Cuestiones que se pueden plantear:
• ¿Qué te parece este texto? Enumera los detalles que te llaman la atención.
• Si en vez de haberle ocurrido esta historia a Bernardo, señor de Pérez, le hubiera ocurrido a Paloma, señora de Pérez, ¿te resultaría tan chocante? ¿Por qué?
• Sin embargo, en la sociedad en la que vivimos se dan continuamente situaciones de desigualdad entre hombres y mujeres y apenas las notamos: en los anuncios, en el trabajo, incluso en el lenguaje. ¿Podrías mencionar alguna?
• La Declaración Universal de DDHH dice que hombres y mujeres somos iguales en todos los derechos y deberes, ¿estás de acuerdo?
• ¿De qué manera corregirías estas situaciones de desigualdad?
• ¿Cómo motivarías a los demás para que no ocurrieran?

Evaluación
Analizar la capacidad de reflexión de los alumnos y su grado de sensibilización con respecto a la discriminación laboral de la mujer.

Continuidad o relación con otras actividades
1- Las otras actividades de este apartado sobre discriminación de las mujeres.
2- Analizar algún otro texto de los recogidos en el apartado de textos sobre los derechos de las mujeres.

Elaboración del material
Esta actividad forma parte de los "Materiales para la educación en Derechos Humanos (Gorka Azkarate, Lourdes Errasti y Maite Mena. Ararteko, 2000).
Está adaptada parcialmente por el Grup d'Educació d'Amnistia Internacional Catalunya.
Más información sobre los materiales del Ararteko.
El texto del anexo al parecer se publicó originalmente en Le Monde (28/29-9-1975). Además de en los materiales del Ararteko, está incluido en otras publicaciones, entre ellas: Sistema sexo-género (Sedupaz. Los Libros de la Catarata. Madrid, 1996)

Anexo. Buscando trabajo

—Señora, vengo por lo del anuncio

—Bien —dice la jefa de personal—. Siéntese. ¿Cómo se llama usted?

—Bernardo

—¿Señor o señorito?

—Señor.

—Déme su nombre completo.

—Bernardo Delgado, señor de Pérez.

—Debo decirle, señor de Pérez que, actualmente, a nuestra dirección no le gusta emplear varones casados. En el departamento de la señora Moreno, para el cual nosotras contratamos el personal, hay varias personas de baja por paternidad. Es legítimo que las personas jóvenes deseen tener niñas —nuestra empresa, que fabrica ropa de bebés, les anima a tener hijas—, pero el absentismo de los futuros padres y de padres jóvenes constituye un duro handicap para la marcha del negocio.

—Lo comprendo, señora, pero ya tenemos dos niñas y no quiero más. Además —el señor de Pérez se ruboriza y habla en voz baja— tomo la píldora.

—Bien, en ese caso sigamos. ¿Qué estudios tiene?

—Tengo el certificado escolar y el primer grado de formación profesional de administrativo. Me hubiera gustado terminar el bachillerato, pero en mi familia éramos cuatro y mis padres dieron prioridad a las chicas, lo cual es muy normal. Tengo una hermana coronela y otra mecánica.

—¿En qué ha trabajado usted últimamente?

—Básicamente he hecho sustituciones, ya que me permitía ocuparme de las niñas cuando eran pequeñas.

—¿Qué profesión desempeña su esposa?

—Es jefa de obras en una empresa de construcciones metálicas, pero está estudiando ingeniería, ya que en un futuro tendrá que sustituir a su madre, que es la que creó el negocio.

—Volviendo a usted, ¿cuales son sus pretensiones?

—Pues...

—Evidentemente con un puesto de trabajo como el de su esposa y con sus perspectivas de futuro, usted deseará un sueldo de complemento. Unos duros para gastos personales, como todo varón desea tener, para sus caprichos, sus trajes. Le ofrecemos 500 euros para empezar, una paga extra y una prima de asiduidad. Fíjese en este punto, señor de Pérez. La asiduidad es absolutamente indispensable en todos los puestos. Ha sido necesario que nuestra directora crease esa prima para animar al personal a no faltar por tonterías. Hemos conseguido disminuir el absentismo masculino a la mitad; sin embargo, hay señores que faltan con el pretexto de que la niña tose o que hay huelga en la escuela. ¿Cuántos años tienen sus hijas?

—La niña seis y el niño cuatro. Los dos van a clase y los recojo por la tarde cuando salgo del trabajo antes de hacer la compra.

—Y si se ponen enfermas, ¿tiene usted algo previsto?

—Su abuelo puede cuidarlas. Vive cerca.

—Muy bien, gracias, señor de Pérez, ya le comunicaremos nuestra respuesta dentro de unos días.

El señor de Pérez salió de la oficina lleno de esperanza. La jefa de personal se fijó en él al marcharse. Tenía las piernas cortas, empezaba a echar barriga y apenas tenía cabello. "La señora Moreno detesta los calvos", recordó la responsable de la contratación. Y además le había dicho: "Más bien, uno alto, rubio, con buena presencia y soltero". Y la señora Moreno será la directora del grupo el año próximo.

Bernardo Delgado, señor de Pérez, recibió tres días más tarde una carta que empezaba diciendo: "Lamentamos..."