AI Catalunya
Grup d'educació
principal
objetivos
materiales
recursos
temas
documentos
contacto
mapa
> principal > documentos > historia de los DH > orígenes de los DH
  Historia de los derechos humanos
No hagas a otro lo que no quieras que te hagan a ti
En todas las culturas y religiones de las que nos han llegado muestras escritas se pueden encontrar exhortaciones como las siguientes:
"Todo lo que una persona no desea que le hagan, debe abstenerse de hacerlo a los demás."
Mahabharata, XII (primer milenio aC)
"No hagas a otro lo que no quieras que te hagan a ti."
Confucio (551-479 aC). Diálogos
"Esfuérzate en tratar a los demás como querrías ser tratado, y verás que es el camino más corto a la benevolencia".
Mencio (370-289 aC)
"Lo que a ti mismo te contraria, no lo hagas a tu prójimo."
Talmud. Sabbat, 31
"Cuanto quisiereis que os hagan a vosotros los hombres, hacédselo vosotros a ellos."
Mateo. Evangelios, 7,12
"Ninguno de vosotros es creyente mientras no prefiera para su hermano lo que prefiere para sí mismo."
Mahoma. Dichos del Profeta (S VII)
La necesidad de comportarse fraternalmente con aquellos que nos rodean es una característica común de todas las grandes tradiciones. Ya sea en Asia (China, India), Oriente Medio (Mesopotamia, Egipto), las culturas precolombinas o aquellas en las que se basa la cultura europea (Grecia y Roma). El budismo, el hinduismo, el cristianismo, el islam... todas las religiones inciden en ello. Esta conminación a tener en cuenta las necesidades del otro es la piedra angular a partir de la cual se irán construyendo sistemas sociales cada vez más complejos, dentro de los cuales los derechos de los individuos de forma progresiva adquirirán mayor protagonismo.

Otro de los pilares fundamentales de esta construcción de los derechos de las personas es la igualdad:

"He hecho a cada hombre igual a su prójimo. No he ordenado que los hombres cometan injusticia."
Inscripción egipcia, XI dinastía (finales del 3r. milenio aC)
"No hay diferencia alguna entre clases de personas. Todo el mundo es de origen divino."
Mahabharata (primer milenio aC)
El respeto y la solidaridad:
"También el extranjero tiene derecho al aceite de tu jarra."
Amenemopet (ca 1300-1100 aC), Antiguo Egipto
"No explotarás al jornalero humilde y pobre, ya sea uno de tus hermanos o un forastero que resida dentro de tus puertas."
La Biblia. Deuteronomio, 24
La justicia:
"Haz reinar la maat (justicia-verdad) mientras permanezcas en la tierra. Consuela al que llora, no despojes a la viuda, no prives a ningún hombre de los bienes de su padre."
Enseñanzas para Merikare, Antiguo Egipto, X dinastía (finales del 3r. milenio aC)
"Nunca modifiquéis una ley para satisfacer los caprichos de un príncipe; la ley está por encima del príncipe."
Kuan-tseu (S VII aC), China
Si nos acercamos a las culturas de tradición oral, veremos que comparten también la misma preocupación. En este caso, si a falta de testimonios escritos nos basamos en sus refraneros, veremos que afirmaciones como las siguientes, o parecidas, también son comunes en la mayoría de los casos.
"Todos los hombres son del linaje de Dios, ninguno es del linaje de la Tierra."
Proverbio akán (Ghana)
"Imana (el Ser Supremo) crea los hombres y no los diferencia."
Proverbio de Burundi
"Hombre o mujer, rico o pobre, no son esencialmente diferentes; todos son seres humanos nacidos de mujer y destinados a morir."
Proverbio mongo (Congo)
"Levanta al que ha caído, no olvides al que ha muerto."
Proverbio ambárico (Etiopia)
Es cierto también que este reconocimiento de la dignidad humana irá acompañado a lo largo de los siglos de concepciones y prácticas aborrecibles, como la existencia de la esclavitud, la misoginia generalizada, la desprotección de la infancia o la intolerancia religiosa. Hasta tal punto que no representaría el menor esfuerzo hacer otra recopilación de citas, correspondientes a las mismas culturas, que justifiquen en este caso las mismas discriminaciones o agresiones que se pretenden evitar con las exhortaciones anteriores. Textos representativos de ideologías que, en ocasiones, al ser llevadas a la práctica, han dado lugar a hechos que hacen dudar de cualquier progreso moral de la humanidad (como las atrocidades cometidas por el nazismo o las dictaduras socialistas durante el siglo XX).

La historia de la humanidad es la historia de una tensión, entre defensores de privilegios y de conductas ultrajantes o violentas por un lado (amparándose en las costumbres, en designios divinos u otros razonamientos), y por otro el anhelo de vida, libertad y bienestar de los seres humanos marginados u oprimidos. La construcción de la humanidad como una gran familia en la que todos sus miembros gozan, al menos en teoría, de los mismos derechos fundamentales ha sido el resultado de un trabajo de siglos, al que han contribuido hombres y mujeres de distintas culturas y religiones. El reconocimiento de la dignidad de las personas, ya sea basándose en teorías iusnaturalistas o positivistas (es decir, "descubriendo" unas propiedades preexistentes en el ser humano, o "creándolas",  consensuando la dignidad individual como la base imprescindible para un marco de convivencia deseable), es la aventura más brillante de la humanidad.

Como resumen de lo dicho en este apartado, finalizaremos con dos citas, una de Siun Tseu (293-238 aC), pensador chino de la escuela confucionista:

"Si los individuos no se ayudan entre sí, viven en la pobreza; si la sociedad no reconoce los derechos del individuo, se producen conflictos. La pobreza crea la angustia y los conflictos engendran la desgracia. Para mitigar la angustia y eliminar los conflictos, lo mejor es instituir una sociedad que reconozca claramente los derechos del individuo."
Y otra de Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas, correspondiente a la conferencia celebrada en la Universidad de Teherán (10-12-1997), con motivo del cincuentenario de la Declaración Universal de Derechos Humanos:
"Los derechos humanos, bien entendidos e interpretados de manera justa, no son extraños a ninguna cultura; son inherentes a todas las naciones. (...) Los principios consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos tienen profundas raíces en la historia de la humanidad. Pueden encontrarse en las enseñanzas de todas las grandes tradiciones culturales y religiosas del mundo."
Discurso completo: www.un.org/spanish/hr/50/dpi1937g.htm (2007)



vuelve al inicio