Actuem pels drets humans a tot el món

Buscar

Nigèria

Nigeria 2109

Los ataques perpetrados por Boko Haram continuaron en 2019 y tuvieron como consecuencia la muerte de cientos de civiles, ocasionadas en parte por el fracaso de las fuerzas de seguridad del país en lograr su protección. El Ejército, la Policía y el Servicio de Seguridad del Estado de Nigeria siguieron torturando y maltratando a las personas detenidas. La violencia comunal continuó en algunas partes del país. Las libertades de reunión, asociación y expresión se vieron expuestas a la vulneración, ya que el país fue testigo de la reducción cada vez mayor del espacio cívico. El gobierno también desoyó varias órdenes judiciales.

Conflicto armado

En el noreste del país, Boko Haram continuó llevando a cabo secuestros, asesinatos y ataques, 31 de los cuales causaron la muerte al menos a 378 civiles. El grupo también acabó con la vida de 16 civiles secuestrados.

Uno de los ataques más mortíferos tuvo lugar en enero cuando el grupo armado atacó la ciudad de Rann, matando al menos a 60 personas y forzando el desplazamiento de más de 9.000. La retirada de las fuerzas de seguridad poco antes del ataque contribuyó al éxodo masivo de civiles de Rann.

Al menos 30 personas perdieron la vida en julio, cuando unos atacantes suicidas asaltaron un lugar de retransmisión de fútbol en Mandarari.

Una enfermera y cinco trabajadores humanitarios (todos ellos miembros de Acción contra el Hambre) fueron secuestrados el 18 de julio por Boko Haram. El 25 de septiembre uno de los cooperantes fue ejecutado por el grupo armado que alegó haber sido engañado por el gobierno después de meses de negociaciones secretas. La enfermera sigue actualmente secuestrada mientras que el 13 de diciembre el grupo armado ejecutó a los 4 cooperantes restantes y asesinó en el día de Navidad a 11 personas que había sido secuestradas en noviembre en la autopista de Damauru a Maiduguri.

A raíz de la crisis de Boko Haram, continuaron las detenciones de docenas de menores junto a adultos por parte de las autoridades nigerianas. El 29 de abril, una investigación de Amnistía Internacional confirmó que al menos 68 niños estaban detenidos sin cargos en prisiones de Maiduguri. En octubre, el ejército nigeriano liberó a 25 menores detenidos y en noviembre a otros 86.

Violencia comunal

Al menos 96 personas fueron asesinadas en enfrentamientos entre miembros de comunidades de agricultores y pastores. Cerca de 570 personas perdieron la vida en 5 estados del noroeste de Nigeria. Y el 8 de marzo al menos 20 personas más murieron durante un enfrentamiento entre las comunidades Igburra Mozum y Bassa Kwomu en el estado de Kogi.

Impunidad

Se han realizado escasos progresos en lograr la rendición de cuentas por violaciones de derechos humanos y abusos cometidos por las fuerzas de seguridad, Boko Haram y otros presuntos autores implicados en enfrentamientos entre pastores y agricultores. No se llevó ante la justicia ni a una sola persona por el asesinato de manifestantes del Movimiento Islámico de Nigeria (IMN) en diferentes estados.

En septiembre, Agnes Callamard, Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, señaló tras visitar Nigeria que la ausencia de una función de rendición de cuentas en el país contribuía a las violaciones de derechos humanos y a la crisis del país.

En su informe preliminar de diciembre, la Oficina del Fiscal de la Corte Penal Internacional incluyó entre los delitos relacionados con Boko Haram otros dos: ataques contra el personal humanitario; y el reclutamiento y utilización de niños y niñas por las fuerzas de seguridad nigerianas. La Fiscalía también confirmó que la decisión final sobre la realización de una investigación completa, en caso de no poder demostrar las autoridades nigerianas el haber tomado medidas tangibles para cumplir sus obligaciones en virtud del Estatuto de Roma, se adoptará en 2020.

Libertad de reunión

Las fuerzas de seguridad prohibieron reuniones legales en algunos estados, entre ellos Lagos y Rivers, y en algunos casos irrumpieron violentamente en protestas pacíficas como la del IMN en Abuja.

Unity Fountain, que sirve como punto de reunión para la mayoría de las protestas en la capital, fue objeto de una fuerte presencia policial durante todo el año. El 17 de julio, la policía nacional de Nigeria hizo un anuncio por el que todas las protestas en el Territorio de la Capital Federal (TFC) quedaron restringidas a Unity Fountain. En octubre, la Administración del Territorio de la Capital Federal cerró Unity Fountain durante tres meses para rehabilitarla y levantar una valla. En julio, el Mando de la Policía del estado de Plateau ordenó la prohibición cualquier forma de procesión pública en el estado.

El 5 de agosto, varias personas participantes en la protesta #RevolutionNow, entre ellos periodistas, fueron arrestadas y detenidas en toda Nigeria por funcionarios de seguridad por haberse manifestado.

El 12 de noviembre, funcionarios del Servicio de Seguridad del Estado propinaron una paliza a un periodista y dispararon gases lacrimógenos y munición real para dispersar a las personas activistas durante una protesta que exigía la liberación de los presos de conciencia Olawale Bakare y Omoyele Sowore. El Director Ejecutivo de Enough is Enough Nigeria, Yemi Adamolekun, también fue agredido durante la protesta.

Libertad de asociación

Ibrahim El-Zakzaky, líder del IMN, y su esposa Zeenah Ibrahim permanecieron detenidos a pesar de que un Tribunal Superior Federal ordenó su liberación en 2016. Miembros del IMN han celebrado regularmente procesiones pacíficas en Abuja desde enero de 2019 pidiendo la liberación de su líder y su esposa.

Al menos dos manifestantes de IMN fueron asesinados y más de 60 fueron detenidos el 9 de julio, cuando su protesta pacífica se volvió violenta después de que los funcionarios de seguridad dispararan con munición real contra los manifestantes en el Complejo de la Asamblea Nacional. La mayoría de los detenidos siguen recluidos en régimen de incomunicación en centros de detención en el Territorio de la Capital Federal y en los estados de Kaduna y Níger.

El 22 de julio, 11 manifestantes, un Comisario Adjunto de Policía y un reportero de la cadena de televisión Channels Television murieron cuando la policía abrió fuego contra los manifestantes de IMN durante su protesta en Abuja. Decenas de personas resultaron heridas y muchas fueron detenidas cuando los funcionarios de la policía nacional de Nigeria interrumpieron violentamente la protesta, que fue en gran medida pacífica.

El 27 de julio, un Tribunal Superior de Abuja prohibió las actividades del IMN en todo el territorio de Nigeria. El tribunal declaró que "en adelante, ninguna persona o grupo de personas debe relacionarse con los chiítas por ningún motivo".

Las fuerzas de seguridad arrestaron arbitrariamente al menos a 200 personas y dieron muerte a cerca de 10 miembros y partidarios del Pueblo Indígena de Biafra (IPOB) en diferentes períodos del año.

Libertad de expresión

Se siguió restringiendo el derecho a la libertad de expresión. Los periodistas, blogueros y activistas de los medios de comunicación que formularon preguntas incisivas a las autoridades federales y estatales fueron acusados de diversos delitos cibernéticos y de terrorismo en virtud de la Ley sobre el delito cibernético de 2015 y la Ley de prevención de terrorismo de 2013. Amnistía Internacional documentó 19 casos de agresión, arrestos arbitrarios y detención de periodistas.

El 20 de mayo, hombres sospechosos de ser funcionarios del Servicio de Seguridad del Estado volvieron a detener al periodista Jones Abiri mientras se encontraba en compañía de amigos en su oficina en Yenagoa, en el estado de Bayelsa. Fue puesto en libertad el 25 de octubre tras cinco meses en prisión. Sigue enfrentándose a cargos de terrorismo y ciberdelincuencia, entre otros delitos. Anteriormente, Jones había pasado 2 años en detención sin juicio.

El 4 de junio, funcionarios de la Brigada Especial Antirrobo (SARS) de la policía nacional de Nigeria agredieron a Kofi Bartels, periodista de la emisora de radio Nigeria Info 92.3 FM con sede en Port-Harcourt, en el sur de Nigeria. Fue arrestado, detenido y torturado por intentar filmar a unos policías que propinaban una paliza a un adolescente en la ciudad de Port-Harcourt.

El 16 de septiembre, funcionarios de la Agencia de Protección Ambiental y Gestión de Residuos del Estado de Akwa Ibom agredieron a Mary Ekere, periodista del medio The Post en Uyo, Estado de Akwa Ibom (Nigeria meridional), por haber filmado con su teléfono móvil la brutalidad empleada contra los vendedores ambulantes de la ciudad.

El 1 de marzo, la policía arrestó y detuvo a Obinna Don Norman, periodista y propietario de The Realm News por sus publicaciones sobre las denuncias de corrupción en el estado de Abia. Se enfrenta a cargos de acoso cibernético en virtud de la Ley de Crímenes Cibernéticos

El 6 de enero, las fuerzas de seguridad armadas allanaron la oficina de los periódicos Daily Trust en la capital de Nigeria, Abuja, y se llevaron computadoras, ordenadores portátiles y teléfonos móviles. Ese mismo día, dos de sus oficinas en Maiduguri y Lagos también fueron allanadas por las fuerzas de seguridad.

En noviembre, la Asamblea Nacional de Nigeria examinó dos proyectos de ley: el proyecto de ley de protección contra la falsedad y la manipulación de Internet y otros delitos conexos, de 2019, y el proyecto de ley para establecer una Comisión Nacional para la prohibición del discurso de odio. De aprobarse, los proyectos de ley otorgarían a las autoridades poderes arbitrarios para cerrar Internet, y castigarían con penas de hasta tres años de prisión, cadena perpetua y hasta pena de muerte las críticas al gobierno.

El 24 de diciembre, las autoridades nigerianas dejaron en libertad bajo fianza a Omoyele Sowore, preso de conciencia y editor del sitio web de noticias Sahara Reporters. Amnistía Internacional había considerado como presos de conciencia a Sowore, Agba Jalingo y Olawale Bakare (conocido como Mandato) y exigido a las autoridades nigerianas su liberación inmediata e incondicional y la retirada de todos los cargos contra ellos. Aunque Sowore y Bakare fueron puestos en libertad, Agba Jalingo, periodista y editor del periódico Cross River Watch permaneció detenido. Su detención se produjo 22 de agosto y se enfrenta a cargos de terrorismo, alteración de la paz pública y conspiración para cometer actos de terrorismo. Fue detenido inicialmente por sus escritos y sus publicaciones en redes sociales sobre la presunta corrupción en el estado de Cross River.

Derechos de las mujeres

A pesar de la aprobación de la Ley de prohibición de la violencia contra las personas (VAPP), la violencia contra la mujer sigue siendo frecuente en Nigeria. Esta Ley, que tipifica como delito los actos perjudiciales y discriminatorios contra la mujer, es aplicable en Abuja y para finales de año se había incorporado al derecho interno en menos de 10 estados de todo el país.

En 2019, se informó de detenciones ilegales, abusos físicos, violencia sexual, abusos verbales y extorsión financiera a más de 100 mujeres en el Territorio de la Capital Federal (TFC) por parte de la policía nacional de Nigeria y los agentes del Equipo Trabajo Mixto del TFC (que comprende representantes del Departamento de Control de Desarrollo, la Junta de Protección Medioambiental de Abuja (AEPB) y la Secretaría de Desarrollo Social). Dichos arrestos ilegales de mujeres sospechosas de ser trabajadoras sexuales se llevaron a cabo en calles, bares, restaurantes, clubes nocturnos y otros centros de relajación. Muchas de estas mujeres fueron condenadas por tribunales ambulantes en juicios injustos y algunas de ellas fueron condenadas a prisión o multadas por "vagabundeo", un delito que ya ha sido abolido en todo el país. A estas mujeres les fue denegado el acceso a la representación letrada. A raíz de estos informes sobre la violencia contra la mujer y de las campañas de diversas organizaciones de la sociedad civil, entre ellas Amnistía Internacional, la Comisión Nacional de Derechos Humanos estableció un Grupo Especial de Investigación sobre la Violencia Sexual y de Género en Nigeria. Su mandato incluye la revisión de las leyes y reglamentos existentes, la audiencia de denuncias, la investigación de presuntas violaciones, la formulación de recomendaciones sobre recursos para las víctimas y garantizar de la rendición de cuentas por las violaciones de los derechos de la mujer. El Grupo comenzó sus sesiones en noviembre. El 26 de noviembre, el Gobierno Federal, en virtud del artículo 1.4 de la Ley sobre la violencia contra la mujer, estableció el registro nacional de delincuentes sexuales en Abuja.

Derechos de la Infancia

A pesar de la promulgación de la Ley de derechos del niño en 2003 persiste la violencia contra los niños y las niñas. Desde su aprobación poco más de 20 de los 36 estados de Nigeria la han incorporado a su derecho interno aunque la mayoría de los estados del norte todavía no la han hecho.

Los niños y niñas con discapacidad siguen siendo objeto de discriminación y de múltiples barreras, a pesar de la obligación jurídicamente vinculante de Nigeria en relación con el derecho a la educación. Amnistía Internacional Nigeria ha documentado algunos casos de niños que sufren discriminación y abusos debido a su discapacidad. Imran Kanun Muhammad, de 7 años de edad, presuntamente sufrió violencia sexual y trato inhumano en la Escuela para Sordos de Kuje, en el Territorio de la Capital Federal. Amnistía Internacional Nigeria está supervisando este caso que se encuentra actualmente en los tribunales. En julio, hubo alegaciones de abuso sexual de estudiantes femeninas en la Escuela para Ciegos, también en el TCF, que dieron lugar a la suspensión de dos profesores por parte la Administración del Territorio de la Capital Federal. Además, en julio, el Gobernador desveló el estado ruinoso de la Escuela para Necesidades Especiales del Estado de Kwara en Ilorin comprometiéndose a mejorar sus condiciones.

En abril de 2019, una investigación de Amnistía Internacional reveló una denuncia de violencia sexual contra menores producida en la prisión de máxima seguridad de Maiduguri por parte de reclusos y de agentes de seguridad.

Derecho a la vivienda y desalojos forzosos

Algunas autoridades del estado han seguido desalojando por la fuerza a residentes. Las autoridades del estado han demolido hogares y negocios de la población sin consulta previa genuina ni aviso con antelación suficiente, y sin que la población tuviese acceso a recursos. En 2019, el gobierno nigeriano realizó desalojos en más de 20 poblaciones del estado de Lagos, entre ellas Abagbo, Abule Elepa, Abule Glass, Ajakoji, Akaraba, Bobukoji, Ebute Oko, Fashola, Idi Mango, Ilaje, Inangbe / Ilado, Kopiamy, Ogunfemi, Oko-Kate, Okun Alfa, Okun Babakati, Second Badagry, Okun Gbogba, Okun Ilase, Okun Kobena, Sankin, Sapo Okun, y Tokunbo. También en Lagos, muchas otras viven bajo amenaza constante de desalojos forzosos. Como justificación a la violación del derecho de las personas a la vivienda, las autoridades nigerianas citaron la preocupación por el vandalismo de los oleoductos y otros delitos.

Tres años después de los desalojos forzosos de Otodo-Gbame, la mayoría de las personas desalojadas siguen sin hogar y viven en la más absoluta pobreza. Los desalojos continuaban al mismo ritmo a pesar de la orden que impide al gobierno llevar a cabo nuevos desalojos forzosos en Lagos y de la sentencia del Tribunal Superior de Lagos del 21 de junio de 2017 dictaminando que los desalojos sin reasentamiento son inconstitucionales. El gobierno hizo caso omiso de la orden judicial emitida por el Tribunal que había ordenado al gobierno del estado de Lagos consultar a los residentes y desalojados afectados con miras a su reasentamiento en dicho estado. Contrariamente, las autoridades del estado de Lagos presentaron un recurso que sigue pendiente en el Tribunal de Apelación.

En septiembre, Leilani Farha -la Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a una Vivienda Adecuada- visitó Nigeria. Declaró como crisis urgente de derechos humanos las condiciones de vivienda en Nigeria. Entre otras recomendaciones, pidió a las autoridades nigerianas que adoptaran medidas urgentes para despenalizar >el sinhogarismo y declarar una moratoria nacional sobre los desalojos forzosos.

Tortura y otros malos tratos

La tortura y otros malos tratos siguen estando presentes en el sistema de justicia penal de Nigeria. La policía nacional de Nigeria, y en particular su Escuadrón Especial de Lucha contra el Robo (SARS), el ejército y el Servicio de Seguridad del Estado (SSS), siguen sometiendo a las personas detenidas a tortura y otros malos tratos.

En marzo, un tribunal superior del estado de Anambra ordenó a la policía nacional de Nigeria el pago de una indemnización a Ugochukwu Oraefo por detención ilegal y tortura. La policía no ha indemnizado a la víctima ni tampoco los agentes responsables han sido llevados ante la justicia.

Desapariciones forzadas

Amnistía Internacional recibió informes verosímiles de que los organismos de seguridad, incluidos funcionarios de la policía y de los Servicios de Seguridad del Estado (SSS), estaban llevando a cabo detenciones arbitrarias manteniendo incomunicadas a las personas detenidas.

Los organismos de seguridad aún no han respondido por unos 600 miembros del IMN cuyo paradero sigue siendo desconocido desde diciembre de 2015, año en el que al menos 60 miembros del IMN fueron asesinados en el estado de Kaduna.

Abubakar Idris, personalidad de las redes sociales más conocida como Abu Hanifa Dadiyata, sigue desaparecido después de haber sido secuestrado por hombres armados en su residencia de Barnawa, en el estado de Kaduna, el 2 de agosto.

Detención

El hacinamiento sigue caracterizando las prisiones nigerianas. Alrededor del 70% de las personas ahí recluidas están a la espera de juicio, algunas de ellas llevan esperándolo hasta 5 años.

El 14 de agosto, al sancionar con su firma el proyecto de ley del Servicio Penitenciario, el presidente Muhammadu Buhari declaró que tenía por objeto subsanar las deficiencias fundamentales de la Ley de Prisiones.

El 2 de diciembre, cinco reclusos murieron y otros siete resultaron heridos tras ser electrocutados en el Centro Correccional Ikoyi de Lagos. Las autoridades penitenciarias sostenían que estaban investigando el incidente, aunque al final del año, aún no habían no publicaron ningún informe al respeto.

Sistema de justicia

Las autoridades nigerianas siguen desoyendo órdenes judiciales y socavando el estado de derecho. Tras la presión de organismos locales e internacionales, Omoyele Sowore y Sambo Dasuki, dos destacados presos de conciencia, fueron puestos en libertad el 24 de diciembre después de que el gobierno se negara inicialmente a acatar varias sentencias judiciales concediéndoles la libertad bajo fianza. El Fiscal General y Ministro de Justicia, Abubakar Malami, anunció más tarde que fueron puestos en libertad por razones humanitarias.

Pena de muerte

Los tribunales siguieron imponiendo penas de muerte, y aunque no se registrara ninguna ejecución en 2019, todavía había más de 2.000 personas en el corredor de la muerte.

En algunos estados se adoptaron medidas legislativas para ampliar el alcance de la pena de muerte. En marzo, el estado de Rivers, modificando su ordenamiento, adoptó la Ley 6 de 2019 sobre cultos secretos y actividades similares y la Ley 2 de 2019 sobre el secuestro para prescribir la pena de muerte por cultismo y secuestro respectivamente.

Derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI)

Las organizaciones LGBTI informaron de que agentes de seguridad habían detenido de forma generalizada a personas gays, lesbianas y bisexuales. También los gays fueron blanco de chantajes y extorsiones.

En diciembre, de entre 57 hombres arrestados en un hotel de Lagos en agosto de 2018, 47 fueron juzgados en esa misma ciudad por dar muestras públicas de afecto con personas del mismo sexo. Fueron humillados públicamente y acusados de ser homosexuales.

Nigeria aún no ha derogado la ley de 2013 que prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo de 2013, y que prescribe penas de hasta 14 años de prisión para personas que mantienen este tipo de relación.

Nigèria

A continuació pots veure continguts relacionats amb aquest país.